lunes, 25 de marzo de 2013

¡No llores!

"Porque toda buena historia merece un final"

No debería escribir este post. No debería, ni siquiera, recordarlo. Pero aquí estoy, volviendo, después de meses con una nueva historia, pero eso sí con la "última" en la cual lo mencione a él. Mi amado, mi amor frustrado, mi futuro Sr Ministro (mencionado en el 1er post de Labial).

Nuestra historia fue casual, como toda historia de amor. Tan natural, apasionada y #BlaBlaBla. Pero siempre con diferencias, las cuales pese a ser minúsculas terminaban siendo abruptas, insanas e insípidas.

"Quizás nos amamos mucho, quizás no queríamos que fuese así..." #MásFlow!!

A estas alturas, y a mis pubertos años, no sé si me amó, ni siquiera puedo aseverar si quiso, formalmente, unirse conmigo. Lo único que sé y de lo que me enorgullezco es que ambos aprendimos. #SufridosDETECTED ó #QuéPendejo!

Conocernos e involucrarnos fue raro y, ahora, el decir adiós también lo es. No niego que me visioné un #YvivieronFelicesParaSiempre, pero seamos lógicos, hasta "Cupido" termina siendo escupido. Solo que, en este caso, quise que fuese el último hombre en mi vida.

¿Dije hombre? Bueno, prospecto. A sus treinta años, me transmitía seguridad. Cualidad determinante para que una #HembraQueSeRespeta vea como una opción viable a este supuesto #MACHO.  Dicen que uno atrae lo que es, así que asumo y doy por confirmado que yo a mis pubers años también lo era. Obviamente que no, a la dimensión que él lo hubiera querido; siendo por ello, que nuestro GAME OVER sucedierá tan rápido como empezó todo.

Decirnos adiós fue dramático. Misma escena del titanic "alguien tendría que morir o victimizarse" .

- Tú la malograste y mi sinceridad era demasiado hiriente para ti -

El solo recordar esas palabras de #MachoDuro - que se mea en sus pantalones pero culpa al clima- se reafirmaron mis dudas: "él no era para mí". En qué cabeza cabe que una mujer "no la malogre, se sienta herida o llore". Mi estimado ex mejor prospecto, tú mismo lo dijiste: "Mujer que no jode, es gay". Así que dicho el hecho, me enorgullece decir que soy bien mujer  #YnoloSiento.

Ustedes quieren a su lado a una mujer fuerte, y ¿quién no?. Pero no lleguemos a extremos #NoSoyHULK. La mujer es sensible por "naturaleza". Así que no pretendan ser semidioses y afronten el hecho. "Se casarán, tendrán hijos, los joderán pero envejecerán juntos".

Obviamente, que este #HombreDuro no lo hará conmigo #GraciasDios!
Pero ha de tener que hacerlo, tarde o temprano. Así que, si  estás leyendo y matándote de risa no me lo agradezcas... #TeUsé!
La naturaleza de Labialquehabla es comprenderlos; y tal como los años y miles de filósofos mencionan, respecto a nosotras. Yo llego a la misma conclusión: a ustedes no hay que entenderlos, solo amarlos o fingir hacerlo #NoEstoyDespechada!

Y continuando con el relato. Mi susodicha relación con este Don Juan terminó, pero nuestra amistad sigue vigente. Aprendimos que, no seremos los correctos. pero sí vamos hacia el camino indicado.


 Él fue mi segundo gran amor y dicen que la tercera es la vencida.
 Así que futuro gran amor... ¡CORRE! 









4 comentarios:

  1. Como dicen: Mientras menos tiempo pierdas con el equivocado, más rápido encuentras al adecuado.

    ResponderEliminar
  2. Labial, que pena que ya no escribas más. Caí en este blog de mera casualidad, pero me ha gustado tu historia. Yo tengo 25 y alguna vez estuve enamorada de un chico mayor, pero la diferencia no sobrepasaba los 6años. Terminó también, pero por motivos menos racionales. La pregunta es ¿Fue una ruptura definitiva? ¿Siguen siendo amigos? Yo particularmente pienso que no se puede ser amigo de un ex mientras aún hayan sentimientos de por medio. Y ¿Ya llegó el tercero? O ¿ya somos 2 solteras esperando al 3ero, y finalmente, el verdadero?
    Saludos,

    Angélica

    ResponderEliminar
  3. Angélica!!! Labial volvió!
    Te sorprenderá saber qué sucedió con labial, quizás y hasta te vea en la boda de #LabialQueHabla ;) Y, claro que no se puede ser amigo de un ex, cuando hay amor siempre sé es más que un amigo y la historia (por más que quieras) jamás termina.

    ResponderEliminar